¿COMO CONOCER MÍ SER INTERIOR?

La semana pasada en el artículo que titule “Nuestras Raíces” hacía referencia a dos aspectos que han incidido en mi pensamiento “En el pensamiento del ser humano”, uno fue el tema evolutivo de la humanidad tratado más ampliamente en este artículo anterior y dos el desarrollo de nuestra parte psíquica como resultado de nuestras experiencias en el entorno en que nos hemos desarrollado. Pero como poder abordar este último punto?; como poder comprender y trabajar por mi “Ser”?; deben haber muchos caminos y sé que cada ser humano podrá discernir cual es el mejor, por mi parte siempre me he sentido muy afortunado ya que mi confianza en Dios me lleva siempre a encontrar sus designios para mí y Él me ha mostrado un camino que es el que he tratado de plasmar en este blog “Volviendo al Corazón”, este nombre recoge la energía cristica que Jesús nos enseñó; una energía de amor, energía expresada con toda la claridad y que le permitió a nuestros antepasados pasar de la ley del Antiguo Testamento a la ley del amor en el Nuevo Testamento.

La anterior energía de amor de la que hablo fue entregada por el Señor en su mensaje “Amaras a Dios sobre todas las cosas y amaras a tu prójimo como a ti mismo”. Pero como puedo amar al prójimo si no he aprendido a amarme a mí mismo?. Si se trata de amarme, pienso que es posible, es un camino fácil que requiere como todo en la vida de trabajo y compromiso (Hoy contamos con la psicología y excelentes profesionales que pueden apoyarnos en este sentido); un buen comienzo para amar a alguien es conocerlo, en la parte consiente de mi ser, el trabajo se facilita, pero que pasa con mi inconsciente, como llegar a conocerlo; con el aporte al conocimiento de grandes estudiosos del ser humano encontramos respuestas, dentro de estos Carl Jung con sus aportes a la humanidad ha dado herramientas que le permiten el logro de este objetivo; bien hizo Jung al expresar “La única aventura que aún merece la pena para el hombre moderno se encuentra en el reino interior de la Psique de su Inconsciente”. Y es justamente este autor quien desarrollo una forma de alcanzar el propio centro interior y de establecer contacto con el misterio vivo del inconsciente que llamo proceso de Individuación.

El proceso de individuación hace referencia a la meta última del individuo que consiste en ser un ser humano fértil y Feliz buscando el equilibro entre el consiente y el inconsciente para poder aprender a quererse, a respetarse y acomodarse. Es decir, Individuación significa llegar a ser un individuo y, en cuanto por individualidad entendemos nuestra peculiaridad más interna, última e incomparable, llegar a ser uno Mismo. Por ello se podría traducir individuación también por autorrealización.
La conciencia tiene un papel secundario respecto a los dos inconscientes. Su función fundamental es servir al sujeto para adaptarse al ambiente. El "ego" es la parte central de la conciencia y tiene la función de otorgar el sentido de continuidad e identidad personal a través de la vida, el sentido de "si-mismo”. Esta parte de la mente, que es la conciencia, es la única parte que el individuo conoce directamente. El Yo (ego) por lo tanto no es idéntico a la totalidad de la Psique. Esta actividad yoica organiza la actividad consciente que consta de pensamientos, recuerdos, percepciones y sentimientos conscientes.

El inconsciente personal abarca aquellos aspectos de la mente que han sido reprimidos y los recuerdos aparentemente olvidados. También contiene las funciones de la "percepción subliminal" y la actividad de los sueños y fantasías relacionadas con recuerdos, deseos y experiencias personales reprimidas u olvidadas. Jung, en este aspecto del inconsciente personal subscribe parcialmente la concepción de Freud.

La tercera región de la psique, el inconsciente colectivo, es la más importante en la vida del sujeto. Es el substrato más profundo de la mente, presente en todos los individuos desde su nacimiento. Conforma la dimensión objetiva de la psique (frente a la subjetiva del inconsciente personal), al contener la experiencia humana de las generaciones de la humanidad. El inconsciente colectivo está dotado de propósito e intencionalidad, cuya fuerza energética reposa en elementos primordiales o arcaicos, llamados "arquetipos”. Esta región de la mente jamás puede enfermar, ya que contiene las experiencias y los mensajes primordiales de la humanidad. Por otro lado el inconsciente colectivo no deriva de las experiencias ambientales y personales del sujeto.

Para Jung Integrar la psique inconsciente con la consciente, se requiere especialmente atender a los mensajes del inconsciente colectivo, se logra esa experiencia de asimilación entre los opuestos. Los opuestos representan el drama humano, drama que tiene su raíz y su solución en los mensajes de la libido del inconsciente colectivo. Ya habrá otro momento para hablar de este tema “LOS OPUESTOS COMPLEMENTARIOS”.



FRASE DE LA SEMANA:

El sabio taoísta Chang Tzu escribió:

"Las cestas de pescar se emplean para coger peces pero una vez conseguido el pez, el hombre se olvida de las cestas. Las trampas se emplean para atrapar liebres, pero una vez cogidas las liebres, los hombres se olvidan de las trampas. Las palabras se emplean para expresar ideas, pero una vez transmitidas las ideas, los hombres olvidan las palabras".
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EL AVE FÉNIX, EL RENACER ESPIRITUAL

¿QUIÉN ES EL HOMBRE PARA DIOS?

SOMOS SERES DE PURA ENERGIA

LA ENERGIA MASCULINA Y FEMENINA

HACIENDOME CARGO DE MI MISMO

VIVIR DESDE EL CORAZON "ETERNO PRESENTE"

EL MUNDO, UNA IMAGEN DE DIOS