VIVIR DESDE EL CORAZÓN

Realizar una transición del deseo hacia el corazón “Amor” no ocurre a lo largo de un camino recto y lineal. Hay momentos en el cuales nosotros retrocedemos a una etapa que ya había sido dejada atrás. Pero ese retroceso puede más tarde conducirnos hacia un gran paso hacia delante. Por lo tanto, los desvíos pueden resultar ser atajos. Además, cada camino espiritual del alma es único e individual.

El chakra del corazón, localizado en el centro de nuestro pecho, es la residencia de la energía del amor y la unidad. El corazón lleva las energías que unifican y armonizan. Tratemos de prestar atención a este centro por un rato, podemos sentir calidez o algo abriéndose? Si  no sentimos nada, simplemente dejémoslo y tal vez tratemos en otro momento.

El chakra debajo del corazón es llamado ‘el plexo solar’ y está localizado cerca de nuestro estómago. Es la residencia del deseo. Es el centro que enfoca nuestra energía a la realidad física. De este modo, es el chakra que está conectado con cuestiones de creatividad, vitalidad, ambición y poder personal. “El ego y el deseo están muy relacionados uno con otro”.

El  deseo nos permite enfocarnos en algo, ya sea dentro o fuera. Nuestras percepciones de la realidad, tanto de nosotros como de otros, está muy influenciada por lo que nosotros queremos, nuestros deseos a menudo están entreverados con miedo. Frecuentemente nosotros queremos algo porque sentimos la necesidad de eso; debajo hay un sentimiento de falta o necesidad. Debido al miedo que está presente en mucho de nuestros deseos.

La realidad tiene que ser forzada a lo que el ego quiere que nosotros creamos. El ego trabaja desde un conjunto de presunciones básicas acerca de cómo trabaja la realidad, las cuales están todas basadas en el miedo. Nos presenta un cuadro de la realidad altamente selectivo, ya que el modo de ver del EGO es prejuiciado hacia sus propias necesidades y miedos. Además, tiene que juzgar todo lo que observa. No hay espacio para simplemente observar las cosas. Todo tiene que ser dividido en categorías, tiene que ser etiquetado como correcto o incorrecto.

Cuando nosotros vivimos desde el corazón, no hay un conjunto firme de creencias con el cual nosotros interpretemos o valoremos los hechos. Nosotros ya no sostenemos  fuertes convicciones en algo. Hemos pasado a ser más unos observadores.

Hay un ritmo natural en todas las cosas, y este no necesariamente tiene la velocidad que nosotros pensamos que es conveniente. La realización de nuestras metas necesita un  cambio de energía. El cambio de energía frecuentemente lleva más tiempo de lo que nosotros esperamos o deseamos para eso. De hecho, el cambio de energía es nada más que nosotros estamos cambiando.

Cuando nosotros hayamos alcanzado nuestras metas, no seremos nunca los mismos. Nosotros llegaremos a ser una versión expandida de nuestro ser actual, llenos de más sabiduría, más amor, y más poder interior.
El tiempo que lleva cumplir nuestras metas es el tiempo que lleva cambiar nuestra conciencia. Por lo tanto, si nosotros queremos acelerar las cosas, enfoquémonos en nosotros mismos.

Lo que nosotros necesitamos es entrar en contacto con nuestro corazón. Las energías de la comprensión y la aceptación son los verdaderos bloques de una realidad nueva y más satisfactoria.

Cuando el corazón pasa a ser el administrador de nuestro ser, el centro del deseo (el plexo solar) lo seguirá. El ego (o la facultad del deseo) no será eliminado, ya que éste naturalmente cumple el rol de trasladar la energía desde el nivel de la conciencia al nivel de la realidad física. Cuando esta traslación o manifestación es guiada por el corazón, la energía del deseo crea y fluye sin esfuerzo.

La verdadera creatividad no está basada en la determinación y fuerte voluntad sino en un corazón abierto. Estar abierto y receptivo a lo nuevo y desconocido es vital para ser un verdadero creador.

Una llave para la verdadera creatividad, entonces, es la capacidad de no hacer nada; rehusarse a hacer, fijar, focalizar. Es la habilidad de colocar la conciencia en un modo totalmente receptivo pero alerta.

Realmente, para crear la realidad más deseable para nosotros, la auto-aceptación es mucho más importante que focalizar nuestros pensamientos a nuestros deseos. Nosotros no podemos crear algo que no somos. (“Yo estoy trabajando tan  duro pero no sucede nada”).

La auto-aceptación es una forma de amor. El amor es el imán más grande para los cambios positivos en nuestras vidas. Si nosotros nos amamos y  aceptamos por lo que somos, atraeremos circunstancias y personas que reflejarán nuestro amor propio. Es tan simple como eso.

Crear desde el corazón es más poderoso y requiere menos esfuerzo que crear desde el ego. Nosotros  no tenemos que preocuparnos por los detalles; sólo necesitamos estar abiertos a todo lo que es, tanto dentro como fuera.

Cuando nosotros vivimos  desde el corazón, escuchamos  a nuestro corazón y luego actuamos conforme a eso. Nosotros  no pensamos, escuchamos, con una conciencia alerta y abierta a lo que nuestro  corazón “AMOR” nos dice. El corazón habla a través de nuestros sentimientos, no a través de nuestra mente. La voz de nuestro corazón puede ser mejor oída cuando nosotros nos sentimos tranquilos y relajados.

Nosotros podemos sentirnos algunas veces vacíos, o depresivos, o  nerviosos, pero no tratemos de alejar y repeler  estas cosas. Todo lo que teneos que hacer es  rodearlos con nuestra conciencia.

Vivir desde el corazón entonces nos pide no sólo que liberemos el hábito de usar excesivamente nuestra mente y el poder de nuestro deseo; también nos desafía a verdaderamente confiar en nosotros mismos.

Llevará tiempo aprender a escuchar a nuestro corazón, en confiar en sus mensajes, y a actuar de acuerdo a ellos. Pero es muy importante entender que sólo abandonando nuestras preocupaciones y dudas a la sabiduría de nuestro propio corazón, nos permitirá encontrar nuestra paz interior.

Puede llevar más tiempo de lo que nosotros esperamos, porque hay cambios energéticos que tienen que tomar lugar antes de que ciertos anhelos puedan ser cumplidos. Pero nosotros somos los maestros, los creadores de nuestra realidad. Si creamos desde el miedo, la realidad nos responderá de acuerdo a él. Si nosotros la creamos desde la confianza y la entrega “AMOR”, recibiremos todo lo que deseamos y mucha más.


Frase de la Semana:

Si no tienes la libertad interior, ¿qué otra libertad esperas poder tener?
Arturo Graf (1848-1913) Escritor y poeta italiano.
2 comentarios

Entradas populares de este blog

EL AVE FÉNIX, EL RENACER ESPIRITUAL

¿QUIÉN ES EL HOMBRE PARA DIOS?

SOMOS SERES DE PURA ENERGIA

LA ENERGIA MASCULINA Y FEMENINA

¿COMO CONOCER MÍ SER INTERIOR?

HACIENDOME CARGO DE MI MISMO

VIVIR DESDE EL CORAZON "ETERNO PRESENTE"

EL MUNDO, UNA IMAGEN DE DIOS