VIAJE A LO DESCONOCIDO

INTEGRANDO NUESTROS MIEDOS



En estos días he experimentando un avance de bisagra, pareciese que los caminos me llevan a un mismo punto; en el recorrido hacia los niveles profundos de mi ser lo que pareciera en un momento resuelto,  se convierte luego en la experiencia de  sanación de una sola capa de mis miedos; puedo darme  cuenta luego que existen muchos más y mucho más profundos. Trato de buscar en  mi memoria pero está  no me permite remontarme a los orígenes y causas de mis miedos, parecen estar enmarcados por experiencias de gran dolor y de tal antigüedad que me llevan a concluir que solo  podré encontrar sus orígenes en el subconsciente del que nos hablo C. Gustavo Jung.

Hace tres año empecé un trabajo en la búsqueda de mi ser interior; podría decir que por este tiempo empecé a  recordar quién era verdaderamente, mi verdadera naturaleza. Lentamente  recordé mi verdadera fuerza gracias a la rendición al amor, a “Dios”. Se me  permitió darme  cuenta de que soy un alma eterna, un alma que no está  atada al mundo material, mi parte espiritual cobra cada día más fuerza.

El despertar de esta nueva conciencia me permite conectarme  con mi verdadero ser, con mi alma. Hoy sé que estoy aquí por una razón, y de igual forma sé que debo  trabajar fuertemente si quiero avanzar hacia etapas diferentes de mi transformación interior. Sé que cambiar a nivel interno se  hace necesario para convertirme un hombre fértil y feliz. El camino  volverme consciente de las cargas emocionales y creencias negativas profundamente arraigadas en mí ser. He experimentado lo que es liberar la vieja identidad propia y abrirme a una nueva.

En mi  vida he procesado muchas cosas a nivel emocional. He permitido que el miedo y otras emociones difíciles salgan a la superficie de mi conciencia y sean liberadas al enfrentarlas, gracias al Amor.  Pero este recorrido no es solo mío es de la humanidad, es el regalo que el amor “Dios” tiene para cada uno de nosotros, mi invitación que decidas caminarlo en forma consciente e iniciar el viaje hacia tu interior.

Lo más importante al decidir  iniciar este viaje es que nos reconozcamos  como alguien que está encomendado de corazón y alma a este proceso de crecimiento interior. Mi intención es que todos los nosotros seamos parte de este proceso de despertar  aunque pueda parecernos tan difícil en algunos momentos. El crecimiento espiritual o la evolución hacia nuestro interior no se presentan en un proceso lineal. No es como subir por una  escalera  paso a paso. El crecimiento y la evolución ocurren en ciclos.

Tomemos por ejemplo el ciclo del día y la noche. Durante la noche nosotros nos sumergimos en nuestro subconsciente. La relativa oscuridad del subconsciente se presenta en la forma de sueños que nos sacan de lo ordinario, fuera de lo que es conocido por nosotros. Así se nos permite ir a lo profundo de nuestro interior, y descubrir sentimientos y emociones adentro que no se muestran fácilmente durante las horas que estamos despiertos. Durante el día acumulamos experiencias mientras participamos de la realidad de cada uno (Familia, pareja, amigos, trabajo, etc.). La noche (Cuando dormimos) nos sumerge en nuestro interior y nos ayuda a enfrentar energías emocionales de las que somos conscientes durante el día.

El ciclo del día y la noche nos permite integrar experiencias a un nivel más profundo que la mente. Tiene lugar un desarrollo debido a esta alternancia, incluso aún si no recordamos nuestros sueños. Este desarrollo ocurre en ciclos que se repiten constantemente. Nosotros  sabemos lo que es ir hacia adentro, dirigirse al viejo miedo y dolor emocional y soltarlo. Nuevas capas de inconsciencia quieren ser vistas, procesadas y liberadas. Quieren hacer brillar nuestra luz en nuestro mundo de un modo aún más claro y pacífico. La humanidad en su conjunto no está preparada para la liberación de sus viejos miedos. La mayoría de la gente no sabe cómo manejar el dolor emocional profundo y la energía destructiva que puede resultar de ellos.

Los que nos encaminamos hacia nuestro interior,  aunque estemos conscientes y trabajemos en nuestros miedos, también nos  podemos sentir  agobiados. Podemos sentir que somos sumergidos dentro de capas nuestras que parecen totalmente inmanejables y ajenas a nosotros. Tal vez pensamos en algún momento que ya nos habíamos ocupado de la mayoría de los asuntos que estaban en nuestra vida, y ahora otra capa de miedo o de oscuridad está golpeando nuestra puerta, una que no esperábamos. Podemos sentirse indignados por esto, sentir que ya habíamos procesado lo suficiente y que estábamos listos para cambiar por una vida más liviana. Este nuevo hoyo de oscuridad puede parecer demasiado duro para ser afrontado.

Lo importante es mantener la fe en nuestro camino. Ya que puede ser que estamos  entrando a un nuevo nivel de desarrollo en la cual ya no podemos controlar más nuestro crecimiento. Una nueva área de expansión de nuestra conciencia a la  cual estamos entrando ya que se nos ha permitido gracias a que nos rendimos al “AMOR” y que nos hemos dejamos llevar. No tiene nada que  ver con hacer ciertos ejercicios, seguir una cierta dieta o practicar alguna disciplina.

Nuestra alma quiere elevarnos hasta un  nuevo punto de  energía porque es consciente de que es un buen estado para nosotros. Sin embargo, nuestra personalidad no es capaz de ver hacia dónde nos está llevando. Nuestra mente no puede comprender hacia dónde se dirige el caudal del alma, entonces puede que nos sintamos desesperados y desconectados de nuestra intuición, nuestra pasión y sentido general de dirección.

Los nuevos comienzos realmente siempre son precedidos por un período de caos y crisis. Lo nuevo no puede entrar antes de que lo viejo se derrumbe. Recordemos a “vino nuevo, odres nuevos”.

Cuando viajamos  a través de la oscuridad lo que realmente podemos hacer es rendirnos a la experiencia y confiar en que saldremos de ella y que todo es por un  propósito y tiene un significado. La oscuridad siempre sostiene un tesoro.  Las emociones oscuras son nuestras partes escondidas que quieren reunirse con nosotros. La negatividad que se encuentra en nosotros es una parte de nuestra energía que quedó estancada. Pero finalmente siempre se trata de lo mismo. Se refiere al miedo deseando ser atendido por nosotros. El miedo quiere ser mirado de frente y quiere ser bienvenido. Es una parte nuestra  y una parte válida en verdad. El miedo es parte del juego de la dualidad, recordemos el Ying y el Yang.

Si pudiéramos simplemente permitirle existir, si no le temiéramos a nuestro propio miedo, veríamos que es inofensivo. Eso puede parecer algo extraño de decir porque el miedo puede desarraigarnos tan profundamente. Pero el miedo es inofensivo. Es inocente como un niño. El miedo es simplemente una respuesta a lo desconocido. Si un niño enfrenta algo que aún no conoce, él suele reaccionar con miedo: tiene que acostumbrarse a lo nuevo. Sin embargo, si lo enjuiciamos, si nos sentimos  incómodos con el miedo y lo rechazamos, entonces se vuelve esta gran cosa negra, un demonio que nos aterroriza y nos paraliza en contra de vuestra voluntad. No convirtamos al miedo en nuestro enemigo, porque entonces lo transforman en un poder extraño y oscuro.

No tratemos de liberarnos  del miedo porque la intención de eliminarlo contiene un juicio en sí mismo. Nuestra parte temerosa se volverá más miedosa si entablamos una batalla con él, recibe el mensaje de que no es bueno y de que no tiene ningún valor. Comprendamos que el miedo es un elemento necesario en nuestro mundo. De lo contrario no sería posible explorar y experimentar algo nuevo. El miedo marca el límite entre lo que es seguro y familiar y lo que no lo es. Permitámosle  traer  a la luz de nuestra consciencia  nuestros miedos. El miedo no se disolverá inmediatamente, pero si no lo consideramos una energía atemorizante, nos relajaremos más y de ese modo se abrirán a la posibilidad de que hay un tesoro escondido dentro él.

Sabemos ahora, que el miedo siempre estará ahí, es una parte de la creación. Incluso si somos altamente evolucionados, siempre hay un elemento de lo desconocido que quiere ser explorado. Si no fuese así, el universo se estancaría y perdería su vitalidad y actividad. Entonces la encantadora experiencia de aventurarnos hacia lo nuevo, teniendo nuevas e incluso más profundas experiencias de amor, belleza y dicha, sólo puede suceder si aceptamos la realidad del miedo, la cual no es otra cosa más que la realidad de lo desconocido, aquella que yace más allá del horizonte de nuestra actual experiencia y conocimiento.

El miedo quiere abrir las puertas que lo han encerrado, que lo han aprisionado. El miedo quiere fluir a través nuestro. Permitamos al miedo existir, no luchemos. No pensemos: ¿qué he hecho mal? ¿Ha sido en vano todo lo que he hecho en mi camino espiritual? ¿Por qué me siento completamente perdido, estuve equivocado? Esto es cháchara mental. Esto es la mente tratando de encontrarle sentido a algo que no puede ser comprendido por la mente. Nuestra alma sabe lo que está haciendo. Quiere que nos liberemos del dolor a un nivel profundo y esto sucederá si  confíanos y no tratamos de controlarlo.

Tengamos respeto por nuestro propio proceso interior, incluso si parece llevarnos dentro de la oscuridad, incluso si toda lógica parece haberse desvanecido. Mantengamos siempre abierta la posibilidad de que no somos capaces de comprenderlo desde vuestro actual estado mental, de que  no necesitamos comprenderlo, y de que su significado será revelado en algún momento.

Seamos nosotros mismos, simplemente seamos. No tratemos de cambiarnos. Ya somos perfectos. Recordemos después de cada noche llega un nuevo día. El sol brillará otra vez. Es inevitable. Es la vida que recupera su curso natural. Así como no podemos prevenir que caiga la noche, no podemos impedir que venga el día. Entonces, permítanse atravesar ese movimiento y nos hallaremos en un espléndido nuevo amanecer. Al comprender este viaje interior, sabremos que con solo  rendirnos al AMOR, se nos permitirá integrar nuestros miedos al llevarlos a la luz con la aceptación y toda nuestra comprensión. Felices viajes hacia vuestro interior.
1 comentario

Entradas populares de este blog

EL AVE FÉNIX, EL RENACER ESPIRITUAL

¿QUIÉN ES EL HOMBRE PARA DIOS?

SOMOS SERES DE PURA ENERGIA

LA ENERGIA MASCULINA Y FEMENINA

¿COMO CONOCER MÍ SER INTERIOR?

HACIENDOME CARGO DE MI MISMO

VIVIR DESDE EL CORAZON "ETERNO PRESENTE"

EL MUNDO, UNA IMAGEN DE DIOS