LA “FE” MUEVE MONTAÑAS HACIA EL AMOR



Qué puede ser más importante, o más difícil, para el ser humano, que su crecimiento personal? Vivir desde su interior?. La mayoría de las personas, hoy, viven su vida a través de otros.  Una receta típica para el mundo externo retenerlos  es la mezcla de miedo, de persuasión, de estímulo, de promesas de éxito y de obligación.

Sin duda las personas que trabajan por su crecimiento interior,  que alcanzan grandes niveles espirituales, se convierten en los mejores seres humanos que perduran como los más grandes referentes para la humanidad. Estos, no necesitan de una receta externa, ellos conocen los principios creados por la inteligencia infinita, creadora de todas las verdades eternas “EL AMOR”. Ellos viven de acuerdo a estos principios  por que los conocen; y las conocen porque los buscaron,  y los encontraron en su interior cuando se rindieron al “AMOR”, a Dios, ya que fue Él quien les concedió tan grande beneficio, el de la sabiduría. (Recuerda la oración para pedir sabiduría, en el capítulo 9 del “Libro de la Sabiduría”).

Pero estas gran verdades no están ajenas a nosotros, hacemos parte de ellas, hacemos parte de la creación; solo tenemos que cambiar de foco para encontrarlas, no las encontraremos afuera de nosotros; estas verdades están más cerca de nosotros que nosotros mismos, están en nuestro corazón, en nuestro interior. En este blog, hemos hablado en sus artículos de diferentes temas para conocernos. Para conocer nuestra parte física, emocional,  mental y espiritual; para ello nos hemos referido a la filosofía, a la ciencia, a diferentes corrientes religiosas, a la psicología, importantes libros, hasta temas más esotéricos,  etc.

Ahora, para cambiar de foco y dirigirnos a nuestro interior debemos desarrollar un plan bien definido para traspasarlo o transportarlo a nuestro subconsciente. Debemos visualizar el fin que deseamos, sentirlo como  una realidad. Retenerlo y seguirlo hasta obtener el resultado apetecido. Debemos trabajar fuerte por conocernos, trabajar nuestros miedos, recordemos que ellos han sido la acumulación de nuestras experiencias hasta hoy, de nuestra más temprana edad (Vida fetal), hasta nuestra edad actual.

De una vez por todas debemos aprender que la “Fe” es una imagen en nuestra  mente y que lo que pensemos  se realizará. Es una tontería creer en enfermedades o en algo que nos dañe o hiera. Debemos creer en la salud perfecta, en la prosperidad, en la paz, en el  bienestar y en la guía Divina, en el “AMOR”. Debemos convencernos que si nosotros verdaderamente deseamos obtener algo realmente podemos conseguirlo por medio de la Fe (convicción); esto implica una comprensión o conocimiento y trabajo conjunto de nuestro Ser, que permita  que produzca en nuestra  mente consciente y subconsciente tal equilibrio que nos permitan ser individuos fértiles y felices.

Todos conocemos la expresión “La Fe Mueve Montañas”. Esta expresión ha pasado ahora a ser utilizada en el lenguaje corriente y muchos la utilizan sin saber que tiene su origen en ese pasaje de los Evangelios donde Jesús nos dice: “Si tuvierais una fe tan grande como la de un grano de mostaza, podríais decir a esta montaña: Muévete, y ella se movería”.

¿Jesús pensó verdaderamente que los humanos podrían cambiar las montañas de sitio? No, porque están ahí donde la naturaleza, con su sabiduría, las ha puesto. Entonces, ¿cuáles son estas montañas de las que habla Jesús? Unas montañas situadas en nuestro interior, en el intelecto, en el corazón y en la voluntad de los seres humanos, montañas de oscuridad, de egoísmo, de gula, de adición, de odio, de miedo, de pereza, etc. Son éstas montañas las que deben ser desplazadas. Y ello sólo es posible con una fe inquebrantable.

¿Acaso Jesús en Palestina movió montañas? No, no se ocupaba de esta clase de cosas. Y sin embargo desplazó montañas, reinos y continentes enteros en la cabeza y el corazón de los humanos.

William James, el padre de la psicología americana, dijo que el poder de mover al mundo está en la mente subconsciente. Nuestra mente subconsciente es una mente con infinita inteligencia y sabiduría infinita (Parte de la creación de Dios). Se alimenta de pequeños resortes ocultos y es llamada la ley de la vida.

La razón por la cual hay tanto caos y miseria en el mundo, es debido a que la gente no entiende la interacción, la relación del consciente con el inconsciente (Estas dos no son partes separadas, son nuestra mente total). Cuando estos dos principios trabajan de acuerdo, en paz y de manera sincronizada, nosotros encontramos la salud, la belleza, la felicidad, la paz, la prosperidad y el entendimiento. Tenga la seguridad que no existe enfermedad, ni discordia cuando estas dos mentes trabajan armoniosamente y en paz.

Recuerde siempre: Si usted desea obtener realmente el poder curativo, puede conseguirlo por medio de la fe (convicción); esto implica una comprensión o conocimiento del trabajo conjunto que produzcan su mente consciente y subconsciente. La fe llega con el convencimiento. La Fe ciega quiere decir que una persona puede obtener resultados curativos sin comprender o tener conocimiento científico del poder de las fuerzas implicadas. La fe por convicción ó la fe ciega, la que decidas en tu vida están bien, ya que te permitirá vivir  “La única aventura que aún merece la pena para el hombre moderno y se encuentra en el reino interior de la psique en  su subconsciente”, tal como lo expreso Jung. Felices aventuras en el viaje hacia tu interior.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EL AVE FÉNIX, EL RENACER ESPIRITUAL

¿QUIÉN ES EL HOMBRE PARA DIOS?

SOMOS SERES DE PURA ENERGIA

LA ENERGIA MASCULINA Y FEMENINA

¿COMO CONOCER MÍ SER INTERIOR?

HACIENDOME CARGO DE MI MISMO

VIVIR DESDE EL CORAZON "ETERNO PRESENTE"

EL MUNDO, UNA IMAGEN DE DIOS

AUTOESTIMA, LA ACEPTACION HACE LA DIFERENCIA