DEL DESAPEGO PARA SER FELIZ



El mundo está lleno de sufrimientos; la raíz del sufrimiento es el apegó; la supresión del sufrimiento es la eliminación del apego”.  Buda

El apego se define como una vinculación afectiva intensa, duradera, de carácter singular, que se desarrolla y consolida entre dos personas, o una persona y una cosa, y cuyo objetivo más inmediato es la búsqueda y mantenimiento de proximidad en momentos de amenaza ya que esto proporciona seguridad, consuelo y protección. John Bowlby (1907-1990) fue el primer psicólogo en desarrollar una "Teoría del apego". Del apego también podemos decir que es un  estado emocional de vinculación compulsiva a una cosa o persona determinada, originado por la creencia de que sin esa cosa o persona, no es posible ser feliz.

Nuestra mente dice: No puedes ser feliz si no tienes tal o cual cosa, o si tal persona no está contigo. No puedes ser feliz si tal persona no te ama. No puedes ser feliz si no tienes un trabajo seguro. No puedes ser feliz si no das seguridad a tu futuro. No puedes ser feliz si estás solo. No puedes ser feliz si no tienes un cuerpo a la moda. No puedes ser feliz si los otros actúan así. ¿Y cuantos más “No puedes ser feliz” pueden surgir?,  muchos sin duda; ya que nuestra mente está programada para demostrarnos constantemente (si no es por una cosa, es por otra) que no puedes ser feliz.

Si observamos bien, podemos ver que cuando creemos que seremos felices porque  que hemos obtenido  lo que deseamos, rápidamente  aparecen otros temas que nos seguirían causando la infelicidad. Es que esa infelicidad la llevamos a donde vayamos. Esa infelicidad está en nosotros y no podemos escapar. Está en nuestra programación, en nuestra computadora cerebral, son todas las creencias; esas que nos parecen tan lógicas que ni siquiera sabemos que nos tiranizan y esclavizan.

Nuestra mente no deja de producir infelicidad. Ahora, si lo analizamos detalladamente, podemos ver que hay una sola cosa que origina la infelicidad: el deseo, el apego. ¿Pero cómo logramos desapegarnos de las cosas o de las personas?

Definamos entonces para entender que es el desapego, podríamos definirlo como la “carencia de sed”. Pensemos  en el ánimo de una persona desesperada por la sed y en el de alguien que no la tiene. Podemos Observar mentalmente la diferencia. ¿En cuál podemos ver paz, tranquilidad, seguridad y en cual lo contrario? Ahora observemos el mundo, la infelicidad que hay en el torno y  en nuestro interior. ¿Qué la causa? La situación económica, el desempleo, las guerras, la soledad..., preguntémonos.

¿Qué tan apegado estamos a las cosas, a las personas? ¿Por qué ese apego? ¿Qué  ha originado el apego? ¿Cómo relacionamos el apego con nuestro comportamiento? ¿Qué relación hay entre el apego y el sufrimiento? ¿Qué estoy  haciendo para liberarme del apego?, son algunas preguntas que importantes para hacernos  y que podemos tener las respuestas a nuestro alcance.

El apego es un tema sumamente significativo en todo crecimiento personal por los efectos que origina, sus impedimentos, dependencia, de ahí  la importancia que quiero resaltar en este artículo, para invitar a reconocer que solo en nuestro interior podremos encontrar las respuestas para ser felices y plasmando estas en nuestro momento presente, que es lo único real que verdaderamente tenemos, eterno presente, en el aquí y el ahora, donde se puede ser feliz aunque hoy no nos acompañe esto o lo otro. Es vivir pequeños momentos y continuos presentes  para poder  disfrutar  plenamente nuestra vida, liberándonos de las  cargas emocionales del pasado.

Hoy más que nunca estamos expuestos a un desbordante materialismo  que se manifiesta abiertamente y  con muchas amenazas en contra de nuestro crecimiento personal y espiritual, este nos encarcela  con el deseo de tener, de cómo vernos a la moda, con quien debemos estar, es necesario que nos pregustemos que tan desatentos hemos estado en relación a nuestros apegos.

El apego es un estado emocional que tiene dos puntas, una positiva y otra negativa.  La positiva es el estado de placer y la emoción que sientes cuando se logra aquello a lo que estamos  apegados. La negativa es la sensación de amenaza de perder lo que hemos logrado, a lo que hemos estado apegados; esta tensión que acompaña al apego, es lo que nos  haces vulnerable a perder nuestra paz alcanzada.

El Tao Te King nos dice bellamente en uno de sus versos titulado “Distracción”, lo siguiente: “Demasiado color ciega el ojo, Demasiado ruido ensordece el oído, Demasiado condimento embota el paladar, Demasiado jugar dispersa la mente, Demasiado deseo entristece el corazón. Así el sabio provee para satisfacer las necesidades, no los sentidos; abandona la sensación y se concentra en la sustancia”.

¿Podemos ganar la batalla contra los apegos? Desde luego que sí renunciando a ellos. Cambiando nuestra programación. Como tarea esforcémonos en hacer  una lista de todo lo que nos mantiene  apegados “Personas o cosas” y trabajemos hasta que podamos decir a cada una: "En realidad no estoy apegado a ti en absoluto”.

Si es a una persona que estamos apegados recordemos constantemente que nos engañamos cuando decimos que sin ti no puedo ser feliz,  más bien cuando nos refiramos a alguien digamos: "Te dejo que seas tú mismo; que tengas tus propios pensamientos, que satisfagas tus propios gustos, que sigas tus propias inclinaciones, que te comportes tal como decidas hacerlo. Te libero con Amor y me libero con Amor".

Así estaremos en condiciones de amar a esa persona. ¿Por qué? Porque Amar, no es querer. Lo que se quiere, querer poseer.  Cuando se ama  a alguien como una propiedad, solo le estamos colocando una cadena al cuello. El Amor solo puede existir en libertad. Elige entre tu apego y la felicidad. Lo que necesitas no es renunciar, sino comprender, tomar conciencia; por mi parte me pondré a trabajar, ya que tengo grandes deseos de los cuales desapegarme tomando conciencia.
3 comentarios

Entradas populares de este blog

EL AVE FÉNIX, EL RENACER ESPIRITUAL

¿QUIÉN ES EL HOMBRE PARA DIOS?

SOMOS SERES DE PURA ENERGIA

LA ENERGIA MASCULINA Y FEMENINA

¿COMO CONOCER MÍ SER INTERIOR?

HACIENDOME CARGO DE MI MISMO

VIVIR DESDE EL CORAZON "ETERNO PRESENTE"

EL MUNDO, UNA IMAGEN DE DIOS

AUTOESTIMA, LA ACEPTACION HACE LA DIFERENCIA