VOLVER A LA RAÍZ




Cada día me convenzo aun más de la universalidad de AMOR; Todas las interpretaciones que el hombre a dado a su experiencia con la divinidad  son las mismas en lo esencial; pueden surgir como de hecho a ocurrido por diferentes intereses de poder, que las religiones  nos muestren que sus pensamientos las  distancian a unas de otras; pero repito en lo fundamental para mi son lo mismo.

Lo anterior me hace recordar una frase de la Madre Teresa de Calcuta “Amo todas las religiones, pero estoy enamorada de la mía”. Acá en esta parte de la tierra donde nací, la familia en la que elegí nacer, no se por cuantas generaciones sus raíces religiosas son la fe católica, fe que en lo fundamental amo profundamente. Una de las oraciones principales de esta fe es el “Credo”; oración que empieza diciendo así: “Creo en un solo Dios Padre todopoderoso, Creador del cielo (Permanente) y de la tierra (Perecedero), de todo lo visible y lo invisible.…

Y es la primera parte del Credo a la que me refiero anteriormente que la uno con un verso del Tao Te King (Occidente y Oriente, siendo solo uno), el numero XVI que nos habla de volver a la raíz (A la fuente, al amor a Dios) muy coincidente en lo fundamental con la fe católica y con todas las religiones del mundo.

Volver a la raíz: “Alcanza al máximo el vacío, conserva la firmeza de la paz. Nacen las cosas innumerables, pero las veo volver al reposo.

Las cosas tienen desarrollos florecientes y cada una retorna a su raíz. Volver a la raíz a encontrar el descanso, descanso que significa nuevo destino; nuevo destino es durar constantemente, conocer lo constante (eterno) es la iluminación (Salvación); no conocer lo constante es caer en la ceguera y el desastre (Pecado: Errar, no dar en el blanco).

Quien conoce lo eterno (constante) es tolerante, el tolerante es justo con todos; siendo justo con todos es universal (Jesús), lo universal es el ritmo del cielo (Interior), lo que está conforme con el cielo (interior), esta conforme con el Tao (Dios).

Lo que esta conforme con Dios (Amor, Tao) perdura eternamente, y toda su vida esta fuera de peligro (Error)”

El texto anterior manifiesta una visión de desapegos propia del sabio que sabe que las cosas del mundo tiene su ciclo vital, y luego retorna a su propia esencia (a lo no manifestado).

El cielo presenta que hay que buscar lo permanente, no lo perecedero, lo eterno y no lo mutable.

Lo no cambiable es la continuidad de los seres, al respecto no dice, Wang Pi: “El que conoce el cielo (permanente), navega con el Tao” (Dios).
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EL AVE FÉNIX, EL RENACER ESPIRITUAL

¿QUIÉN ES EL HOMBRE PARA DIOS?

SOMOS SERES DE PURA ENERGIA

LA ENERGIA MASCULINA Y FEMENINA

¿COMO CONOCER MÍ SER INTERIOR?

HACIENDOME CARGO DE MI MISMO

VIVIR DESDE EL CORAZON "ETERNO PRESENTE"

EL MUNDO, UNA IMAGEN DE DIOS

AUTOESTIMA, LA ACEPTACION HACE LA DIFERENCIA