AL ENCUENTRO DE NUESTRO NIÑO INTERIOR




Permitir que nuestro niño  interior venga a nosotros, es permitir el encuentro con nuestros miedos, aquellos lugares oscuros de nuestro inconsciente a los cuales les hacemos más resistencia. Resistencia que tiene un enorme poder y que solo el AMOR puede transformar  e integrar en nuestro ser. Este blog post  toma  partes del articulo “La Luz Dorada del 2012”  de la pagina WEB:  http://www.jeshua.net/esp/ espero que deje algo muy especial en todos  aquellos que lo lean; pues tengo la certeza, que si así sucede es gracias a Dios, que permite que llegase a ustedes por este medio  como llego a mi. Empecemos entonces:

“En la era venidera, lo nuevo y lo viejo existen lado a lado. Aquí y allá emergen aperturas en el campo de energía de lo viejo, y eso sucede donde las personas están dispuestas a renunciar a sus valores y a extenderse hacia lo nuevo. Entonces puede tener lugar la afluencia de la Luz Dorada. Quizás eso sucede a través de ustedes porque ya están encarnando la nueva conciencia. Al estar en el mundo con su Luz Dorada ustedes pueden ser ustedes mismos y al mismo tiempo ofrecen algo nuevo al campo de energía de lo viejo. Ustedes son como un portal; una apertura a más libertad y bondad. Ustedes son ese portal para los demás por la energía que irradian, ¡y no tienen que ejercer un gran esfuerzo! Cuando la Luz Dorada fluye a través de ustedes hacia otra persona, sucede sin esfuerzo – simplemente a través de su presencia. El tiempo de hacer un gran esfuerzo y de pelear contra la oscuridad ha terminado. Ya no tienen que luchar – ¡no es vuestra lucha! Suelten toda la dinámica de luchar por o contra algo. Sólo necesitan estar aquí, y nutrir en ustedes esta Luz Dorada del futuro y ser fieles a ella.

Ahora examinaremos cuán enmarañados están aún en los viejos pensamientos de escasez basados en el miedo, y en el actuar desde una necesidad de poder y control. Ustedes han crecido con estos pensamientos, porque son parte de la energía colectiva de la Tierra. Recién ustedes reconectaron con la Luz Dorada de la Nueva Tierra, donde prevalecen la alegría y el bienestar. Observen ahora con su ojo interior la energía del viejo mundo, basada en la lucha, el miedo y la hostilidad, y vean esa energía ante ustedes. Obsérvenla neutralmente, sin miedo. ¿Qué color tienen esa energía? ¿Aparece como una niebla turbia y densa, sofocante y pegajosa? ¿Y cómo se siente? Hay mucho miedo en ella, y pueden observarla calmadamente porque no tienen nada que hacer con ella. No tienen que acompañarla y no tienen que oponerse a ella. Tan sólo está ahí y ustedes la observan.

Ahora sientan otra vez la presencia de la Luz Dorada dentro de ustedes, y luego observen en qué lugar la energía de lo viejo se aferra a ustedes. Miren especialmente en las áreas de su corazón y en los centros de energía más bajos: su estómago, ombligo y coxis. ¿Hay ahí cuerdas de energía que los retienen y aún los conectan con la vieja Tierra, la cual se rige por el miedo, el juzgamiento y la lucha? Observen esto calmadamente y pregúntense: “¿dónde aún estoy atascado a lo viejo?”. “Muéstramelo simple y claramente, porque quiero ser completamente consciente de eso.” En el momento en que lo viejo se vuelve visible, y ustedes sienten las cuerdas que los tiran hacia eso, sientan cuál es la energía que contiene. ¿Qué es lo que aún los enceguece hacia lo viejo – es miedo o incertidumbre? ¿Es un sentimiento de inferioridad que no se atreven a liberar, aunque saben que ya no les pertenece? ¿Qué es lo que los restringe y les impide enfocarse en lo que los hace grandes?

Miren atentamente a lo que más los frena o los paraliza. Posiblemente podrían ver aparecer a un niño que encarna esta energía: un niño asustado, un niño indeciso, un niño reprimido o un niño agresivo. Por favor sean muy conscientes de la dinámica emocional que los empuja hacia lo viejo. Cuanto más claramente ustedes vean esta dinámica y la comprendan, más fácil será soltarla. No hay nada más liberador que ver claramente quiénes son. Aunque pueda ser desalentador darse cuenta de que aquí y allá aún están atascados en lo viejo, aún así siempre es mejor tener esto bien dentro de la línea de su visión, en lugar de presionar el miedo hacia abajo y no querer verlo. Y la luz dorada nunca condena. Admitan a todo lo que en ustedes aún tiene miedo o se resiste a lo nuevo, simplemente dejen que salga a la luz del día – es valioso y tiene significado. Cuando ustedes tienen una conciencia clara de las ataduras a lo viejo, y de cómo eso se siente, entonces ustedes permiten que la Luz Dorada fluya dentro de esa área. No traten de romper las cuerdas del pasado. Simplemente dejen que se impregnen de la Luz Dorada que es tanto cálida como llena de comprensión.

No luchen contra su miedo, su inseguridad y su dependencia de lo viejo; rodéenlo con la Luz Dorada, con empatía, con compasión. No es necesario luchar contra eso. La lucha lo vuelve peor, porque provoca resistencia en sus partes que aún no están dispuestas a unirse con lo nuevo. Dejen que el amor derrita y relaje estas partes. Si ustedes les dicen a sus partes atemorizadas, inseguras, que ellas son aceptadas como son, entonces ellas comienzan a soltarse y a cambiar. Quédense con todas sus partes miedosas y resistentes y no las repudien. Díganles que las aman y que van a avanzar junto con ellas. Las partes que aún tienen miedo o resistencia contienen un enorme poder ¡y ustedes no quieren perder eso! Ustedes quieren transformar esa energía, y eso sólo puede suceder a través del amor. Ahora permitan que un niño interior venga hacia ustedes, el niño que más claramente refleja la resistencia, el miedo y la desconfianza en ustedes mismos. Reciban al niño en su corazón, rodéenlo con la Luz Dorada, y díganle cuán felices están de haberlo encontrado. Ahora que está con ustedes, ustedes pueden ponerlo “bajo su ala” y cuidarlo, de modo que ya no esté sujeto a los impulsos y pinchazos del exterior que refuerzan ese miedo.

Ahora rodéense con Luz cálida; siempre pueden hacer esto. Alábense, estén orgullosos de quienes son y comprendan cuán valientes son. Practiquen recordar todo lo que ya han logrado, lo que son capaces de hacer y lo que han soportado. Confirmen su propia grandeza y no vayan a los pensamientos que los hacen pequeños. Dejen que este fuego se expanda hasta formar una hoguera, para que las chispas lleguen más allá de este círculo para ser llevadas a muchas otras personas, y así el círculo se hace más grande. Éste es mi deseo para ustedes”, un súper abrazo.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EL AVE FÉNIX, EL RENACER ESPIRITUAL

¿QUIÉN ES EL HOMBRE PARA DIOS?

SOMOS SERES DE PURA ENERGIA

LA ENERGIA MASCULINA Y FEMENINA

¿COMO CONOCER MÍ SER INTERIOR?

HACIENDOME CARGO DE MI MISMO

VIVIR DESDE EL CORAZON "ETERNO PRESENTE"

EL MUNDO, UNA IMAGEN DE DIOS