SOBRE NUESTROS SUEÑOS



"Siempre reconoce la cualidad onírica de la vida, reduciendo el apego y la aversión. practica la amabilidad con todos los seres. se amable y compasivo, sin importar que te hagan los demás a ti; lo que te hagan no va a importar mucho si miras todos como un sueño. el truco es tener una intención positiva durante el sueño. este es el punto esencial, esto es la verdadera espiritualidad" Chakdud Tulku Rinpoche.

Uno de los primeros pasos en el camino de la lucidez onírica, consiste en el recordar lo soñado durante la noche. Esto porque de partida, ¿de qué serviría tener un sueño lúcido si después no vamos a recordar la experiencia?.

Comúnmente las personas no recuerdan casi nada de lo que ocurre durante la noche, a pesar de ser tremendamente significativo, no porque sea algo extremadamente difícil, sino que porque nuestra atención está enfocada en las actividades diurnas y externas que realizamos.

Antes de dormir, lo primero que debemos hacer es aclarar un poco la mente. Esto lo puedes lograr enfocando por unos minutos tu atención en la respiración, dejando que los pensamientos pasen por tu cabeza sin retenerlos o elucubrar sobre ellos, como si fueran nubes que pasan por el cielo de tu conciencia. Esto es una técnica clásica de meditación. Si lo anterior no te resulta cómodo puedes intentar visualizar algún lugar agradable e intentar disfrutar y relajarte en ese lugar mental, o puedes rezar de acuerdo a tu credo religioso. Todas estas cosas ayudan a despejar la mente.

Una vez que sientas que la actividad "frenética" de la mente ha decantado un poco, y sientes cierta claridad interior, el siguiente paso es proponerte recordar tus sueños cuando despiertes, o más bien, proponerte "recordar" que tienes que "recordar" tus sueños al despertar.

Un "tip" muy útil es que al despertar, intentemos por unos momentos permanecer completamente inmóviles mientras recordamos nuestros sueños. Está demostrado que de esta manera los cambios que se dan en nuestros cuerpos y cerebros al pasar del sueño a la vigilia se dan de manera más gradual, lo que facilita el acceso a la memoria de los sueños.

Por último, un consejo importante es no decepcionarse con los primeros resultados. Es normal al comienzo solo recordar pequeños fragmentos o sensaciones. Con el tiempo y la práctica es posible recordar no solo sueños completos, sino que varios sueños durante la noche, hasta cuatro o cinco, con todos los detalles.

Una vez puedas recordar tus sueños fíjate muy bien en los detalles  con que personas sueñas,  sus edades, colores, números, lugares, sensaciones, olores, tramas, etc.; nunca busques respuestas afuera, todas están en tu interior, ya hacen parte de ti.  Los sueños son una bella obra de teatro o película creada por ti, y que solo te habla de ti.  Estas  obras o películas son de todos los géneros: de suspenso, de acción, comedia, de drama, de aventura, erotismo,  de amor, en fin de todo lo que eres tu.

En este articulo quise referirme a este tema,  ya que por fortuna siempre e podido con gran facilidad recordar mis sueños, sueños que cada vez se enriquecen con más detalles, y que me muestran más y más aspectos de mi ser. Un ser que lo integran un gran número de arquetipos de los que bien nos hablo Carlos Gustavo Jung; integración que  hoy puedo ver con compasión, amor,  perdón,  aceptación y un gran ... gran amor. Hoy entiendo y e visto a los arquetipos siendo uno, plasmados en  un hermoso, confiado y feliz niño interior.

"Que el dormir sea en si mismo un ejercicio en la piedad, ya que tal como lo son nuestra vida y conducta, por necesidad también lo son nuestros sueños." San Basilio
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EL AVE FÉNIX, EL RENACER ESPIRITUAL

¿QUIÉN ES EL HOMBRE PARA DIOS?

SOMOS SERES DE PURA ENERGIA

LA ENERGIA MASCULINA Y FEMENINA

¿COMO CONOCER MÍ SER INTERIOR?

HACIENDOME CARGO DE MI MISMO

VIVIR DESDE EL CORAZON "ETERNO PRESENTE"

EL MUNDO, UNA IMAGEN DE DIOS