LA GRACIA DE DIOS



"Cuando  te  retires  a  hacer  oración  tú  solo,  aparta  de  tu  mente  todo  lo  que  has  estado  haciendo o  piensas  hacer.  Rechaza  todo  pensamiento,  sea  bueno  o  malo.  No  ores  con  palabras  a  no  ser  que te  sientas  movido  a  ello;  y  si  oras  con  palabras,  no  prestes  atención  a  si  son  muchas  o  pocas.  No ponderes  las  palabras  ni  su  significado.  No  te  preocupes  de  la  clase  de  oraciones  que  empleas, pues  no  tiene  importancia  que  sean  oraciones  litúrgicas  oficiales,  salmos,  himnos  o  antífonas;  o que  tengan  intenciones  particulares  o  generales;  o  que  las  formules  interiormente  con  el  pensamiento  o  las  expreses  en  voz  alta  con  palabras. 

Trata  de  que  no  quede  en  tu  mente  consciente nada  a  excepción  de  un  puro  impulso  dirigido  hacia  Dios.  Desnúdala  de  toda  idea  particular sobre  Dios  (cómo  es  Él  en  sí  mismo  o  en  sus  obras)  y  mantén  despierta  solamente  la  simple conciencia  de  que  Él  es  como  es.  Déjale  que  sea  así,  te  lo  pido,  y  no  le  obligues  a  ser  de  otra manera. 

No  indagues  más  en  Él,  quédate  en  esta  fe  como  en  un  sólido  fundamento.  Esta  simple conciencia,  desnuda  de  ideas  y  deliberadamente  amarrada  y  anclada  en  la  fe,  vaciará  tu  pensamiento  y  afecto  dejando  sólo  el  pensamiento  desnudo  y  la  sensación  ciega  de  tu  propio  ser.  Sentirás  como  si  todo  tu  deseo  clamara  a  Dios  y  dijera:

Oh  Señor,  yo  te  ofrezco  lo  que  soy,
sin  mirar  a  ninguna  cualidad  de  tu  ser
sino  al  hecho  de  que  tú  eres  como  eres;
esto  y  nada  más  que  esto.

Que  este  sosiego  y  oscuridad  ocupe  toda  tu  mente  y  que  seas  tú  un  reflejo  de  ella.  Pues  quiero que  el  pensamiento  que  tienes  de  ti  mismo  sea  tan  puro  y  simple  como  el  que  tienes  de  Dios.  Así podrás  estar  espiritualmente  unido  a  Él  sin  fragmentación  alguna  y  sin  disipación  de  tu  mente. 

Él es  tu  ser  y  en  Él  tú  eres  lo  que  eres,  no  sólo  porque  Él  es  la  causa  y  el  ser  de  todo  lo  que  existe, sino  porque  Él  es  tu  causa  y  el  centro  profundo  de  tu  ser.  En  esta  obra  de  contemplación,  por tanto,  has  de  pensar  en  Él  y  en  ti  de  la  misma  manera:  esto  es,  con  la  simple  conciencia  de  que  Él es  como  es  y  de  que  tú  eres  como  eres.  En  este  sentido  tu  pensamiento  no  quedará  dividido  o disperso,  sino  unificado  en  Él,  que  es  el  todo.

Acuérdate  de  esta  distinción  entre  Él  y  tú:  Él  es  tu  ser,  pero  tú  no  eres  el  suyo.  Cierto  que  todo existe  en  Él  como  en  su  fuente  y  fundamento  del  ser,  y  que  Él  existe  en  todas  las  cosas,  como  su causa  y  su  ser.  Pero  queda  una  distinción  radical:  Él  solo  es  su  propia  causa  y  su  propio  ser.  Pues así  como  nada  puede  existir  sin  Él,  de  la  misma  manera  Él  no  puede  existir  sin  Él  mismo.  Él  es  su propio  ser  y  el  ser  de  todas  las  demás  cosas.  De  Él  sólo  puede  decirse:  Él  está separado  y  es  distinto  de  toda  otra  cosa  creada.  Y  asimismo,  Él  es  el  único  en  todas  las  cosas  y  todas  las  cosas  son una  en  Él.  Repito:  todas  las  cosas  existen  en  Él;  Él  es  el  ser  de  todo.

Siendo  esto  así,  deja  que  la  gracia  una  tu  pensamiento  y  afecto  a  Él,  mientras  que  tú  te  esfuerzas  por  rechazar  hasta  la  más  mínima  indagación  sobre  las  cualidades  particulares  de  tu  ciego  ser o  del  suyo.  Mantén  tu  pensamiento  totalmente  desnudo,  tu  afecto  limpio  de  todo  querer  y  tu  ser simplemente  tal  como  eres.  Así  la  gracia  de  Dios  puede  tocarte  y  nutrirte  con  el  conocimiento experimental  de  Dios  tal  como  es.  En  esta  vida,  semejante  experiencia  permanecerá  siempre  oscura  y  parcial,  de  modo  que  tu  ardiente  deseo  por  Él  esté  siempre  nuevamente  encendido  por Él.  Levanta,  pues,  tus  ojos  con  alegría  y  di  a  tu  Señor,  con  las  palabras  o  el  deseo:

Oh  Señor,  yo  te  ofrezco  lo  que  soy
pues  tú  eres  todo  lo  que  soy.

No  prosigas,  quédate  en  esta  simple,  firme  y  elemental  conciencia  de  que  tú  eres  como  eres".

Solo por Él y para Él.

Dejo el anterior capitulo del libro “La Orientación Particular” (Libro ingles escrito en el siglo XV, autor anónimo) como el post de esta semana en este querido Blog.  Regalo que Dios tenia preparado para mi el día de Hoy, regalo que Él hace extensivo para ti, y para todos aquellos que por algún medio lean este articulo, mis queridos amigos en Dios.


Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EL AVE FÉNIX, EL RENACER ESPIRITUAL

¿QUIÉN ES EL HOMBRE PARA DIOS?

SOMOS SERES DE PURA ENERGIA

LA ENERGIA MASCULINA Y FEMENINA

¿COMO CONOCER MÍ SER INTERIOR?

HACIENDOME CARGO DE MI MISMO

VIVIR DESDE EL CORAZON "ETERNO PRESENTE"

AUTOESTIMA, LA ACEPTACION HACE LA DIFERENCIA

EL MUNDO, UNA IMAGEN DE DIOS